Dicen que aquellas cosas que se aprenden jugando no se olvidan nunca. El juego asociado a la diversión y todo lo que se aprende y se interioriza jugando lo retenemos mucho mejor. Hay diferentes tipos de aprendizajes: pueden ser de conocimientos o de habilidades y destrezas. En La Lluna lo sabemos y por eso procuramos que todas nuestras creaciones tengan implícito el aprendizaje. ¡Nos parece fantástico que los niños y niñas puedan aprender mientras disfrutan y se divierten!

El equipo de La Lluna hemos hecho una selección de los 5 juegos que llevan nuestro sello y que más triunfan. De cada uno de ellos os indicamos porque merece la pena tenerlos en casa y qué pueden aprender los más pequeños mientras juegan con ellos. ¿Preparados?

Juego de ajedrez La Lluna → Nadie negará que el ajedrez ayuda a incrementar la capacidad de concentración. El juego del ajedrez de La Lluna es una muy buena opción para que los niños y niñas se introduzcan en el mundo del ajedrez de una manera más ligera y adquieran los conocimientos estratégicos básicos para ser unos cracks!

Juego Archikraft La Lluna → La psicomotricidad fina es una habilidad imprescindible en muchos momentos del día a día cotidiano. Durante el montaje de este juego se entrena la psicomotricidad fina. Pero no sólo eso, sino que también despierta la curiosidad de los niños para situar en el mapa aquel monumento, para saber cuando se construyó, por qué se hizo y qué uso tiene actualmente.

Juego Caravana Vintage La Lluna → El verano pasado fue nuestra juguete estrella. Potencia la creatividad, la motricidad y la imaginación de los niños. Su gran versatilidad permite a los niños y niñas jugar infinitas veces, siempre creando una historia diferente.

Juegos Memory y 3 en raya La Lluna → La propuesta que hacemos de estos juegos tradicionales potencia la imaginación, la capacidad de concentración de los niños y la psicomotricidad fina. Ambos juegos son ideales para trabajar la memoria y la estrategia. En el caso del Memory, permite la interacción de tantos niños como se quiera, lo que favorece la capacidad de interrelacionarse los pequeños.