Estos días están siendo una locura: Papá Noel y los Reyes Magos no paran de llevarnos cartas y más cartas. Un montón de niños y niñas les han escrito pidiéndoles productos que elaboramos en La Lluna y nosotros estamos trabajando duro para poder tenerlo todo listo y enviarlo a las tiendas que les queden más cerca para que lo recojan.

Vamos atareados pero nos gusta. Algo que nos ayuda a cargar pilas estos días es recibir fotos de clientes que nos enseñan lo bonito les ha quedado el pesebre, el árbol de Navidad o la casa decorándola con productos La Lluna. Siempre os decimos que nos hace muchísima ilusión recibir fotografías donde nos enseñáis como dais vida a nuestros productos. Es por ello, que queremos compartir unas cuantas imágenes con todos vosotros.

Enric y su equipo de desarrollo web y diseño gráfico han decidido decorar el estudio con un pesebre Matrioska LOVE. Es de lo más original y queda fantástico. Además, nos han explicado que estos últimos días, cuando a alguien del equipo le faltaba la inspiración, se ponía a jugar un poco con el pesebre y la recuperaba de golpe!

Julia y Ana cuando salen de la escuela siempre pasan por delante de la tienda de la Carmen. Cuando vieron en el escaparate la figura decorativa del reno se enamoraron completamente de ella. Cada día se detenían delante de la tienda y le suplicaban a su madre que les comprara la figurita. Finalmente, se salieron con la suya y aprovecharon el puente de diciembre para decorarla y quedó así de bonita.

Max está a punto de cumplir dos años y hace días que está  nervioso para que lleguen las fiestas de Navidad. Las espera con muchas ganas. Cuando sus padres montaron el árbol de Navidad, de tan contento que estaba comenzó a tirar bolas y guirnaldas y lo destrozó enseguida. Sus padres viendo esto no osaron montar el pesebre de figuritas de barro que siempre hacían. Prefirieron pasar por la tienda del barrio donde venden productos La Lluna y compraron el pesebre Mágico Little Star. Con este pesebre magnético en Max puede montar y desmontar sin estropear nada!

Carla, Quim, Albert y Agnès pasan la primera Navidad juntos en su piso de estudiantes. Querían decorarlo de una manera 100% personalizada y decidieron comprar un abeto pero  la decoración le dieron su toque personal. Nos parece que han disfrutado como niños pintando los adornos navideños del árbol. ¿Qué decís vosotros: les ha quedado bien ¿verdad?